lunes, 22 de octubre de 2012

Primeras impresiones acerca de Ubuntu 12.10

Lento y fallón.

Muchas expectativas había puesto yo en Ubuntu 12.10. Este fin de semana actualice desde 12.04 y la verdad es que me ha defraudado bastante.

Es cierto que la siguiente versión a una LTS suele ser bastante problematica. Las versiones posteriores a una LTS suelen introducir novedades o marcar la tendencia por la que Canonical quiere llevar a Ubuntu. No podemos pensar que Canonical (o Apple, o Microsoft) pueden sacar una versión totalmente estable y tan al día en cuanto a versiones de paquetes, cada 6 meses. Deberíamos pensar que las versiones LTS son versiones finales, y, aunque fuera solo para nuestros adentros, las demás deberíamos llamarlas Betas o RCs de las LTS.

Muchos de nosotros tenemos que estar a la última, y queremos que nuestro Ubuntu disponga de las últimas novedades, tecnologías, y actualizaciones posibles. Desgraciadamente, eso a veces conlleva inestabilidad, o fallos, ya que estamos siendo usados como conejillos de indias.

A sabiendas de esto, el viernes actualicé mi Ubuntu, como he venido haciendo en mis máquinas desde hace 5 años, de la 12.04 a las 12.10. Ubuntu 12.04 fue una instalación limpia, y durante el tiempo que la he usado puedo decir que ha sido la mejor versión de Ubuntu hasta la fecha (quitando un par de cosillas, como Remmina, que nos salió fallóna).

Sin embargo, nunca pensé que mi viejo Thinkpad z61t se convertiría, con Ubuntu 12.10, en algo como UbuntuVista. No recuerdo ninguna versión .10 tan mala como ésta.

Imagino que ordenadores con un i5, o i7,  con 8 o 16 GB de RAM no notarán la diferencia. Yo, sin embargo, prefiero instalar primero en mi viejo portátil ya que ahi si es donde se nota si hay cambios importantes en el rendimiento del sistema. Y esta vez los hay:


  1. El consumo se ha disparado: He pasado de tener 2:30 horas a menos de 2 horas de autonomía. Parece ser que la CPU está más activa con 12.10.
  2. Lentitud: Chromium tarda en cargar unos 10 segundos (la primera vez), cuando en 12.04 en la mitad  aparecía la ventana.
  3. Dash es lento, muy lento. Lo primero que hice fue desactivar los resultados on-line, pero aunque mejoró, sigue siendo lento.
  4. Ubuntu 12.10, con Unity, y nada más, consume 385 MB de RAM, más de 100 MB que 12.04.
  5. He tenido problemas con transferencias a dispositivos USB, en concreto, teléfonos Android.
  6. Ubuntu Software Center, la aplicación estrella de Ubuntu, de donde ganan dinero, arranca tan lentamente que mejor usar Synaptics.

Resumiendo, que me estoy pensando muy mucho volver a 12.04, al menos en mi portátil de trabajo, o incluso instalarme Debian, o Mint, ¿y cambiamos el blog a MintMax? :)

Bromas aparte, os dejo enlaces a un hilo en UbuntuForums.org y un "review" en YouTube con opiniones similares a la mía:

2 comentarios:

  1. tengo un core i5 con 8GB ddr3 y ubuntu 12.10 es una marrana gorda... prefiero usar win8 mientras me cambio de distro a debian. Canonical aposto mal esta vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, antes de acabar usando Windows 8 siempre tienes la opción de usar Ubuntu 12.04, o Debian, como tú has dicho.

      Eliminar